domingo, 10 de junio de 2018

La muerte del catolicismo.

                                               ¿Puede desaparecer el catolicismo de la faz de la tierra?, ese es el anhelo de masones y libre pensadores, aniquilar la religión de Dios y reemplazarla por la religión del hombre emancipado. ¿Será posible tal azaña?. Para muchos sectores y sectas de todo tipo, la desaparición del cristianismo es una necesidad imperiosa de eliminar una religión que proclama a un Dios exclusivo y excluyente. Ese Dios les molesta en su anhelo de libertad, de autonomía total frente a todo tipo de realidad.
                                             Pero, ¿ qué les molesta de Dios ?, a mi juicio, les molesta dar cuenta de todos sus actos a un ser superior, ese dar cuenta a Dios, destruye su carácter personal y absoluto que quieren tener a causa de su libertad plenipotenciaria. ¿Cómo puede una criatura revelarse a tal extremo contra su creador?, la ceguedad producto de su soberbia, de su deseo de auto determinarse allende de todo, principalmente, de Dios.
                                            Dios es la fuente de todo bien, de todo ser, causa in causada, dirían los filósofos, omnipotente y omnipresente, magnanimidad absoluta, única e irrepetible, fuente del ser y de todo tipo de existencia, esos aspectos de Dios, causan en algunos, rechazo e indignación. Pero, la pregunta sigue deambulando por el ambiente, ¿por qué?, por el engaño, ¿de quién?, del padre de la mentira y del embuste, el canalla por antonomasia, el Demonio, perfida creatura que no descansa hasta derribar hasta el último cristiano de la tierra.
                                             La religión católica, única religión creada por Dios por revelación y por mandato divino, único medio de salvación, para que los hombres alcancen la felicidad perpetua, constituye el instrumento  sobrenatural que Dios funda en la tierra, para que todo hombre alcance la felicidad, y se salve, de una vida de desdicha en la vida eterna.
                                          La religión católica, por promesa divina, no puede desaparecer de la tierra, debe llegar hasta el final de los tiempos del hombre, hasta el término de la etapa de la edad del hombre, no importa cuántos o quiénes quieran destruirla, Dios la guardará a pesar de todos los caprichos de los hombres. ¿ Por qué es la religión católica, la religión de Dios?. Respuesta, Dios así lo quiso, ÉL en su divina sabiduría hace las cosas como quiere, sus designios son santos, su inteligencia divina y su amor misericordioso, da más de lo que debería merecer el hombre. Su amor hasta la muerte de Cruz, manantial de amor, busca hasta el hombre más insignificante para que se salve, por medio,de su pasión , muerte y resurrección.
                                           Los tiempos del neopaganismo pasarán, como pasó el arrianismo, el jansenismo, y todo tipo de herejía, los que guarden la fe íntegra en estos tiempos de confusión se salvarán, Los demás, se condenarán, por no haber amado la verdad. Dios cuida a los suyos, protege a su pequeño rebaño, sus hijos predilectos están marcados por la Cruz, su dolor en tiempos de aflicción  tendrá recompensa en la eternidad. Los que mueran por Cristo, verán su rostro, gozaran de su divina presencia por toda la eternidad.

domingo, 3 de junio de 2018

Guerra entre dos mundos.

                                Nos encontramos, en una guerra a muerte, entre dos mundos opuestos, a saber, entre el mundo de la luz y el mundo de las tinieblas. La rebelión de los ángeles y la desobediencia de Adán y Eva, nos dejaron posicionados, en medio de una gran guerra de combate espiritual.
                               Los rebeldes, encabezados por Satanás y su cohorte, condenados por toda la eternidad, intentan atacar a Dios hostigando a los hombres para que desobedezcan y se condenen al igual que ellos. Los demonios no descansarán hasta que se condene la mayor cantidad de hombres posibles.
                       No tenemos como seres humanos muchas opciones por elegir, o elegimos servir a Dios, o nos condenamos con los espíritus rebeldes. Nuestra vida eterna, nuestra felicidad, tanto, actual como futura, pende de nuestras propias decisiones. El mundo, con sus seductoras y pestilentes propuestas, nos tienta a vivir una vida llena de comodidades y placeres que nutran y satisfagan al cuerpo, pero que sometan al alma subyugando su razón , a los caprichos de la materia.   
                         Cristo Nuestro Señor, sostuvo que quien persevere hasta el final ese, vencerá. La sentencia de Cristo es clarísima, si alquién quiere alcanzar el cielo, debe luchar, hasta el último instante de su vida. Nadie alcanza el cielo por sus propias fuerzas, salvo, que se deje atrapar por las fuerzas de Cristo. Nuestro Dios y Señor, que todo lo puede, nunca fuerza nuestra libertad. Él nos quiere salvar, pero para hacerlo, espera nuestra colaboración.
                            Aparentemente, nos encontramos al final de la era del hombre sobre la tierra, tiempos apocalípticos, llenos de hedor a azufre, de soberbia emancipadora, que intenta separar al hombre de su creador. Miles de millones de almas en riesgo de condenación eterna, banquete de demonios, sufrimientos de santos, risas de condenados.
                              La victoria de Cristo es nuestra victoria, su triunfo sobre la muerte y el pecado es nuestro triunfo. Confiad en el creador, en el salvador de la humanidad, y seremos herederos del Reino de los Cielos, que no tendrá fin. Que así sea.
                               

domingo, 20 de mayo de 2018

Se nace hombre o mujer.

                                             Asistí hace algunos días atrás a una conferencia de un médico con no se cuantos títulos a su haber, el cual explicaba el fenómeno de la sexualidad. En aquella conferencia recalcó muchas veces que la sexualidad se hace acorde a lo que estime el individuo o dependiendo como se sienta. El médico sostuvo que naturalmente uno nace hembra o mocha, sin embargo, la orientación sexual frente a la cual quiera desarrollarse el individuo dependerá de sus propias percepciones.
                                        ¿Qué sucederá entonces si alguien percibe que nace con cualidades animales?, ejemplos de esto podemos recoger muchos por el mundo, de hecho, en Estados Unidos, existe un grupo denominado los hombres perros, que caminan en cuatro patas y están bajo el cuidado de otro humano que los trata como canes. En esta locura humana no existe el límite, otros se podrán creer pájaros e intentarán volar muy alto como lo puede el aleteo de sus manos.
                                          Muchos quisieran, que los políticos de éste mundo nacieran creyéndose pájaros para poder tirarlos a un gran precipicio, para que así extiendan sus alas, y no sus manos, que ya bastante las han extendido con los caudales públicos de todos los ciudadanos.
                                          Pero, entremos, más en razones, que emociones banales. Cada miembro y elemento de nuestro cuerpo cumple una función acorde a un orden natural que viene anterior a lo que más adelante pudiéramos llamar deseos internos o estados psicológicos del individuo. Nosotros nada tuvimos que ver con la funcionalidad ni la intencionalidad de cada miembro del cuerpo humano. Podemos ver, porque el Creador dispuso los ojos para que viéramos, los oídos para que escucháramos, el pene y la vagina para que que fueran los canales naturales para la reproducción de nuestra especie. El placer sexual está relacionados con estos órganos para que exista un interés de nuestra para en reproducirnos según el orden que Dios dispuso. Todo fue pensado por Dios según un orden, para que así podemos realizarnos en esta vida y en la otra, la cual involucra toda nuestra existencia, con premios y castigos eternos.
                                           Invertir el orden natural, es cambiar el fin para lo cual están echas las cosas, al cambiar el fin de algo, que cambia inmediatamente el bien, ya que todas las cosas están ordenadas al bien. El cambio del fin y desviación del bien se llama corrupción, por consiguiente, se corrompen todos aquellos que creen que su subjetivismos perceptivo puede reorientar el orden real de las cosas.  Se engañan con espejismos de la imaginación, espejismos que llevan tanto a la destrucción del alma como del cuerpo. Por más que el hombre quiera volar como las aves, siempre será un bípedo implume de alma racional.
                                  No corrompamos más ,a las pobres almas ,que están confundidas entre emociones desbordantes y deseos hedonistas, que lo único que hacen es degradar al ser humano hasta llegar a la bestialidad de los animales, incluso, peor a ellos, puestos, actúan por instintos, y nosotros los humanos,- se supone- que obedecemos a conductas racionales.
                               La   corrupción de menores, en la Antigua Grecia, era penado como un delito grave que se castigaba con la muerte, a todo aquel que corrompía a la juventud. Sócrates, fue acusado de azuzar a los jóvenes para oponerse al orden establecido por el Estado, pero Sócrates, sólo orientaba a los jóvenes para que amaran la verdad. Hoy en día, los corruptores, se los premia con cátedras universitarias, cargos políticos, se les da cobertura en los medios de comunicación, para que de esa tribuna diseminen en la juventud la ideología de género. No tienen perdón de Dios.

domingo, 13 de mayo de 2018

Cuerdos que siguen a los locos. ¿ Qué son ?

                          Existen en el mundo, muchísimas personas ,que presentan graves problemas de carácter psiquiátrico. Desde antaño han aparecido personajes incluso históricos con anomalías de este tipo. Sin duda alguna, hoy abundan aún más, deambulan por las calles, por los centros comerciales, por los colegios, por las universidades, en medio de las grandes empresas, hasta terminar esta larga e infinita cadena de locos en la misma política.
                           Esos locos, cuando llegan al poder, son capaces de producir guerras, incluso hasta el extremo de exterminar a gran parte de la población mundial. ¿Pero qué ocurrió antes de que esos locos alcanzaran el poder?, la respuesta es más sencilla de la que muchos pudieran creer, la respuesta última está en los cuerdos, o mejor dicho, en los aparentemente cuerdos, que a causa de sus omisiones- muchas por respetos humanos- permitieron, o ,a veces siguieron a estos personajes siniestros sin siquiera poner ningún óbice por el camino. A esos personajes que se encuentran en todas las esferas de la sociedad los he denominado, más locos que los propios locos. Un cuerdo que sigue a un loco, es siempre, más loco que el propio orate.
                               Los locos en política, tienden a imponerse sobre los demás a causa de su prepotencia por medio de una voz bastante subida de tono. Vociferan a todos en su alrededor, descalifican siempre a cualquiera que se oponga a sus planes, utilizan medios reprochables con tal de imponerse sobre todos los demás. El carácter pusilánime de los cuerdos, su desidia, en muchos casos a causa de su prevaricación, son los alicientes que sellan el futuro de todo un país, y a veces, de naciones completas.
                              No dejen por favor, que los locos gobiernen, porque más temprano que tarde, se arrepentirán. Las democracias modernas, por medio de la parafernalia propagandista, es el caldo de cultivo, para que muchos locos aparezcan, por medio, del gran referente moral ciudadano, como es el "sufragio universal", respaldo popular, que incluso valida el ejercicio al poder de los propios locos.

sábado, 5 de mayo de 2018

¿Se puede curar una enfermedad hereditaria?.

                       Mis últimos post, han sido sobre medicina, siguiendo especialmente las huellas de Aristóteles y del sabio chileno don Manuel Lezaeta Acharán. Siempre debemos buscar las causas de una enfermedad, para poder atacar sus efectos. Y sin duda, las causas de las enfermedades son múltiples, no obstante, en éste orden causal existen diferencias entre causas primeras y causas segundas, las cuales son siempre subordinadas.
                       Desde el punto de vista filosófico, la causa segunda, es más bien, un efecto que una causa propiamente tal. O mejor dicho, es una causa de carácter subordinado. Si seguimos este derrotero, podremos entender mejor el funcionamiento humano y sus desperfectos sistémicos de carácter biológico y psíquico.
                        Existen propiamente tal, enfermedades de carácter familiar, heredadas de padres a hijos y a los descendientes de estos. Dichas enfermedades de la familia, se van repitiendo de generación en generación, como si estuvieran escritos en su código genético al modo de una condena. Por consiguiente, podría pensarse, que generaciones enteras están condenadas a sufrir o padecer determinadas enfermedades, sin que nada ni nadie pudiera evitar esta catastrófica situación de un destino familiar.
                        La lista es muy larga, sobretodo, de familias que padecieron históricamente ciertas patologías hereditarias, en especial, de casos, de enfermedades mentales de corte social. Sin embargo, debo decir, que muchas de esas enfermedades se pueden mitigar, en cuanto a sus efectos, y a veces, eliminar de raíz la enfermedad. Para ello, deberemos investigar las causas genéticas que detonan tal o cual enfermedad.
                       Manuel Lezaeta Acharán , siguiendo la doctrina térmica del sacerdote capuchino Tadeo, logró curar muchos males por medio de distintos elementos naturales. La idea es que lo que nos falta, la naturaleza lo provee. Y lo que nos sobra, la misma naturaleza lo elimina. Se cura el cuerpo enfriando la sangre interna, fuente de todos los nutrientes y del transporte del oxígeno. Si el hombre fue sacado del polvo de la tierra, de la misma tierra debe surgir la salud del mismo.
                          ¿Por qué se transmite de generación en generación la misma enfermedad ?, según Lezaeta a causa de la sangre contaminada, si la sangre se purifica, ninguna enfermedad debiera heredarse. Muchas de las enfermedades se gatillan a causa de malos hábitos y una mala calidad de la alimentación. Una enfermedad, puede pasar en estado latente toda la vida del individuo, sin que nunca logre desarrollarse.
                               Nuestra salud no pende de los laboratorios, nuestra salud depende de los cuatro elementos de la naturaleza, esos elementos son la materia prima para sanar.El sol, el agua, la tierra y el aire se encuentran disponibles siempre para nosotros, hay que buscarlos para que nos den sus bondades. En una urbe moderna, el aire, la tierra, el agua y el sol, se encuentran enrarecidos con materias extrañas, con elementos tóxicos, que alteran las bondades que debiéramos recibir si todo no estuviera contaminado.
                      Finalmente, una enfermedad se detonará o no, según nuestro estado de ánimo. La parte psíquica, la parte anímica, por medio del sistema nervioso, evitará o apurará un desenlace fatal para nosotros.

domingo, 22 de abril de 2018

La clave de la salud está en la sangre.

                            Continuando con los post anteriores,  en relación a Aristóteles y la medicina, deseo profundizar aún más en éste tema que puede servir de ayuda a muchísima gente que no logra sanar de distintas afecciones. -Como dice el popular refrán; tres cosas hay en la vida; salud, dinero y amor, y el que tenga las tres de gracias a Dios-. Sin duda, la enfermedad nos afecta, y valga la redundancia, nos afecta hasta lo más profundo de nuestro ser.
                             Salvo, grandes santos, que asumen la enfermedad como un ofrecimiento a Dios, los demás, el resto de nosotros seres mortales, nos cuesta mucho ofrecerla y llevarla con resignación y alegría cristiana. Dios no condena la medicina, de hecho, siempre la medicina ha existido, bajo distintas variantes y métodos que han ido variando siglo tras siglo. Tratar de alcanzar la salud es un deber cristiano, involucra el cuidado del propio cuerpo, Templo del Espíritu Santo, que debemos respetar y cuidar en su dimensión espiritual y material.
                               Les detallaré, algunos aspectos centrales, que debemos tener siempre presente, cuando experimentemos cualquier tipo de malestar físico, o estemos, bajo la afección directa de algún tipo de enfermedad. La clave de toda nuestra salud está siempre en la calidad de nuestra sangre, vehículo que transporta todas materias necesarias para que se produzca el equilibrio de todos nuestros sistemas internos. Si un órgano no funciona bien, esa mal funcionamiento se debe a que la sangre no está aportando lo suficiente para que ese órgano funcione como corresponde.
                             Veamos, algunos detalles significativos , que debemos conocer, para comprender más profundamente, acerca de la función específica que la sangre cumple en todo nuestro organismo.
                               La sangre " TRANSPORTA " el oxígeno desde los pulmones hasta las células del organismo, el dióxido de carbono desde las células hasta los pulmones, los nutrientes desde las células hasta los riñones, a los pulmones y a las glándulas sudoríparas, las hormonas desde las glándulas endocrinas hasta las células y las enzimas hasta los distintos tipos de células.
                                A su vez, la sangre regula el PH medio de los sistemas tapón; la temperatura corporal gracias a sus propiedades de absorción de calor y enfriamiento de su contenido acuoso, así como el contenido acuoso de las células, especialmente por intermediación de los iones de sodio disueltos, los cuales juegan un papel importante en la conducción de los impulsos nerviosos.
                                 Por último, la sangre protege al organismo contra pérdidasd de sangre gracias a los mecanismos de coagulación, contra las toxinas y los microbios extraños con ayuda de la células especializadas en este tema.
                                  Cuando alguien sufre de un descontrol nervioso irregular, es víctima de toxinas presentes en la sangre, las cuales, alertan al gran vigía del cuerpo que es el Sistema Nervioso, que alerta con sus neurotransmisores, que llevan el estimulo nervioso al corazón con el propósito que éste bombe más sangre a fin de proteger los distintos órganos de esas toxinas. El resultado de dicha operación es, un aumento significativo de sangre en los órganos del cuerpo, lo que conlleva a una disminución del oxígeno, causando un desajuste en el cerebro, estimulado por la adrenalina que se desprende de la arritmia cardíaca.
                                    En los post siguientes, seguiré hablando de algunos métodos naturales para purificar la sangre y aliviar la salud de las personas. Es un error, llenar de puros medicamentos y drogas nuestro organismo, porque lo único que hace eso, es contaminar aún más nuestra sangre ya viciada.

viernes, 20 de abril de 2018

La medicina de Aristóteles II.

                                           La medicina moderna, ataca el efecto de la enfermedad, y nunca busca sus causas. Los fármacos son sólo paliativos para amortiguar el dolor. El dolor es a su vez, una respuesta natural del cuerpo para avisar que existe un problema interno. El dolor, es por consiguiente, la bocina que Dios instala en el cuerpo humano.
                                            Eliminar la bocina del cuerpo, sin detenerse en investigar acerca de qué nos alerta, es un gravísimo error. ¿ Error accidental o adrede?, ¿qué es más cómodo?, investigar la raíz de una enfermedad o mitigar el efecto de la misma. Desde el punto de vista del gran negocio médico, atacar los efectos de una enfermedad y muchísimo más lucrativo que buscar sus causas.
                                           El gran atractivo de los médicos es atender el máximo de pacientes en el mínimo de tiempo. Ese es su leit motiv- indudablemente, existen excepciones- pero son las menos. Para el profesional de la salud, en lo posible, lo ideal para él, es mirar muy poco al paciente- en lo posible no tocarlo-, dar miles de órdenes para exámenes médicos y teclear en el computador algunos datos personales del paciente, como su nombre y relato muy breve acerca de lo que cree sentir.
                                         Nuestra medicina moderna no va a cambiar a menos que cambie , o mejor dicho, se invierta el fin que se busca. Si su fin es pecuniario, todo su operar, toda su dinámica galena se va a orientar entorno al dinero. El mercantilismo médico hará que el profesional de la salud se convierta en un mercenario. En éste escenario, quien pierde es el paciente, sí y sólo sí, el paciente. ¿Pero es sólo el paciente?, obviamente que no sólo él, también el entorno familiar que lo rodea.
                                         Con la medicina mercantil, toda la sociedad pierde, absolutamente toda. sin excepciones. ¿Qué ha causado la inversión del fin de la medicina?. Indudablemente, el ateísmo, el nihilismo con sus ribetes materialistas e individualista, allende a la dimensión espiritual del hombre, alejado de su creador, razón primera y última de toda existencia. Al desterrar a Dios de todo el orden social, el hombre queda expuesto al apetito voraz de devoradores materialistas , que basan su existencia en un naturalismo azuzado por la ideología política , que a su vez, se inspira en sectas inmanentistas que operan en forma clandestina a espalda de toda la sociedad.
                                         ¿Qué hacer para corregir el rumbo de la medicina?, la respuesta es evidente, hay que volver a Dios, investigando las causas y los efectos que el Creador estableció en todo el orden natural, hay que leer la naturaleza, la cual se cubre con el bello velo de las apariencias, que como un espejismo, engañan a los sentidos , pero que inspiran a la inteligencia a leer dentro de las esencias que las subyacen.
                                         En las Sagradas Escrituras se dice que la vida del cuerpo es la sangre, pues bien, en la sangre está la clave de una infinidad de enfermedades. Las toxinas que transporta la sangre a  través de todo el cuerpo, conlleva indudablemente, al deterioro de los distintos órganos que componen el complejo sistema biológico del ser humano. Todo tipo de inflamación, toda enfermedad que nominalmente termine en "itis", se origina  a causa de un defecto en nuestro sistema sanguíneo. Los médicos conocen muy bien esto, pero , para sus fines pecuniarios, no les conviene revelar tal información.
                                         Toda alteración del sistema nervioso, se debe, a una alteración del sistema sanguíneo, a una intoxicación en la sangre, El sistema nervioso alerta con una sobre reacción al corazón, para que éste bombee más sangre a fin de generar más adrenalina con un aumento de sangre en los distintos órganos y  por consecuencia, una disminución del tan imprescindible oxígeno, elemento vital para toda subsistencia biológica. La clave para restablecer nuestra salud, es purificar la sangre, si se purifica ésta, ninguna enfermedad podrá socavar nuestra salud.